Las compañías y las marcas buscan conseguir grandes vínculos con sus clientes a a través de contenidos que sean capaces de impactar, emocionar y seducir tanto a antiguos como a nuevos clientes. Entre los contenidos que ofrecen las marcas el vídeo siempre es el rey, puesto que es el más efectivo: las estrategias de contenido que contienen vídeo aumentan las visualizaciones de página y el tiempo que el usuario pasa en ellas, y además mejora la posición de la página web en los buscadores.

Cada marca y cada empresa requiere un tipo de vídeo específico para sus contenidos, y el formato audiovisual permite adaptarse completamente a todas las necesidades y situaciones.

Por este motivo, desde TIPOS EN MOVIMIENTO os presentamos un resumen con los 10 tipos de video corporativo que existen y para que conozcáis el gran abanico de posibilidades que os podemos ofrecer. 

Introductorios a nuevos productos o servicios –(Introducing):
Estos vídeos se realizan para presentar un producto/servicio nuevo. Se suele utilizar estratégicamente antes de que el producto empiece a comercializarse, para causar expectación y que todo el mundo sienta curiosidad. Suelen ser poco detallados para dar una imagen general del servicio y que enseguida visiten la página web para obtener información más detallada.

Tutoriales – (How to):
Este tipo de contenido es más detallado, ya que es utilizado para explicar el funcionamiento de diversas cosas, como por ejemplo un servicio que funciona únicamente online y puede ser difícil de ejecución; o bien se puede utilizar para explicar el funcionamiento de programas informáticos. Si las personas ven lo sencillo que resulta utilizar un servicio probablemente pueda ganar cantidad de clientes nuevos.

Informativos:
Es agradable que mientras se está en una página web leyendo contenido informativo a su lado contenga un corto vídeo para completar y hacer más amena la información, ya que las imágenes nos pueden servir de ayuda, pero el formato audiovisual siempre es el que hace más comprensible y atractiva cualquier información.

Demostrativos:
Los vídeos demostrativos son parecidos a los tutoriales, pero hacen hincapié continuamente en los beneficios del producto o servicio, es decir, no se intenta tanto explicar el funcionamiento, sino más bien que el producto es efectivo. Por este motivo podríamos decir que es una especie de híbrido entre la tipología de tutorial y la publicitaria.

Publicitarios:
Este tipo de vídeo guarda mucha relación con los tradicionales que se realizan para publicar en los medios off line, pero con un claro beneficio: nos podemos extender en la duración, ya que no hay que pagar grandes sumas de dinero al distribuirlo por los canales online y es muy fácil de compartir y viralizar. También ahora esta tipología se utiliza mucho para banners incrustados en diferentes soportes o como displays. Permite compatibilizarlo y hacer una campaña de 360º, mezclándose con medios off o con multidispositivos, como el mobile marketing.

Vídeo realizado por el equipo de esPROes

Video-catalógos:
Esta tipología causa furor entre las compañías textiles. Suelen tener un gran componente artístico, ya que presentan los productos teniendo algún hilo narrativo o con toques que hacen parecerse más a videoclips. Puede presentar gran interactividad al mezclarse con el catálogo offline, ya que con un simple código QR puedes ver el contenido adicional desde el móvil. Muy destacado como catálogo interactivo fue el caso de Ikea, que desarrollaron toda una estrategia en torno al catálogo y las redes sociales.

Testimoniales:
Los vídeos testimoniales son utilizados para dar confianza y seguridad a nuevos clientes. Consisten en que antiguos usuarios y o clientes cuenten en primera persona sus experiencias con el producto, la marca o la empresa. Es preferible que las personas que dan el testimonio se basen en su propia experiencia y que lo hagan realmente bien, ya que es la imagen que se proyectará hacia todas las personas que visualicen el contenido.

Formación:
Los vídeos formativos son utilizados más por las grandes empresas que pretenden explicar el funcionamiento de sus procesos, como por ejemplo, una compañía alimenticia que pretende dar a conocer la calidad de sus productos a través de la fabricación. El público de este vídeo puede ser tanto interno (trabajadores, accionistas, partners, etc.); como para público externo (usuarios finales del producto).

De Imagen y cultura corporativa:
Son tipos de vídeos que persiguen conseguir una muy buena imagen de su empresa, ensalzando todo lo que la configura. Para ello se puede narrar desde el nacimiento de la compañía, su evolución, sus logros, sus instalaciones y procesos, así como sus trabajadores y ambiente laboral. Consiguen realzar una fuerte cultura corporativa y generar orgullo de pertenencia entre el capital humano que la conforma. El público puede ser tanto interno como externo.

De reclutamiento:
Las grandes empresas realizan grandes campañas de reclutamiento para obtener los mejores talentos. Una de las acciones que se realizan son los vídeos de reclutamiento, que se exponen en entrevistas grupales la mayoría de las veces. Suelen aparecer testimonios de los trabajadores explicando la experiencia de pertenecer a esa corporación, así como las instalaciones y otras sedes internacionales para magnificar la presencia de la compañía.

Aéreos:
De los tipos más recientes. Se trata de vídeos de gran impacto, que enfocan vistas nunca vistas a nivel del plano del terreno, son ideales para mostrar plantas, edificaciones, terrenos, etc. Debido al avance de las tecnologías, ahora se puede grabar hasta en 4K con pequeños drones.

Como podéis ver, hay una gran variedad de vídeos corporativos, que además se pueden mezclar. Es cuestión de planificar que tipo conviene a cada empresa dependiendo de su estrategia.